Septiembre es el mes del fútbol dentro de nuestra campaña #12meses12deportes y, de la mano de expertos en medicina deportiva, queremos contarte cuáles son las lesiones más comunes en este deporte o las que afectan singularmente a los futbolistas. En esta ocasión, acudimos al doctor Sergio Tejero, especialista en Traumatología y cirugía del pie, y coordinador de la Unidad de tobillo y pie en Clínicas Beiman. Además, antes de dedicarse a la medicina Tejero fue futbolista profesional, por lo que conoce de primera mano cuáles son las lesiones más comunes del fútbol.

La lista de lesiones que trataremos en estos artículos no puede ser exhaustiva, por razones obvias. Nos fijaremos en la frecuencia de la lesión, pero también en otros factores como la gravedad. Por eso, en esta ocasión hemos seleccionado las roturas musculares, los esguinces de tobillo, la rotura de ligamento cruzado anterior (menos frecuente que las anteriores, pero más grave), las tendinopatías (entre las que incluimos la rotura del tendón de Aquiles) y la osteopatía de pubis o pubalgia. Dejaremos para otra ocasión la rotura de menisco, que también afecta con frecuencia a los futbolistas.

Rotura muscular en el fútbol: la “epidemia silenciosa”

Es la lesión del futbolista por excelencia. Algunas estimaciones sitúan la cifra entre el 30 y el 40% del total de lesiones. Sobre todo, afecta a futbolistas muy explosivos. “La epidemia silenciosa de los futbolistas”, llegó a titular un periódico, cuando este percance afectó a un buen puñado de jugadores del Real Madrid y Barcelona a comienzos de la temporada 2015/2016.

Se producen generalmente por una sobrecarga: el músculo es sometido a un exceso de trabajo y se rompe. Hay futbolistas que tienen una mayor predisposición a sufrir este tipo de lesiones. Es el caso, por ejemplo, de Thiago Alcántara, Arjen Robben o Gareth Bale. El doctor Tejero explica que el problema añadido es que cada vez que hay lesión queda una cicatriz, de modo que el músculo va perdiendo rendimiento.

El tiempo de recuperación varía entre las tres y las seis semanas, en función de la magnitud de la rotura, el músculo implicado y la zona de rotura. Suelen ser más vulnerables los músculos biarticulares, si bien el abductor, que sólo abarca una articulación, es un músculo frecuentemente lesionado en futbolistas.

Es especialmente frecuente la rotura de los isquiotibiales, de la que te hablamos extensamente aquí, al hilo de la grave lesión que sufrió Ousmane Dembelé la pasada temporada. El doctor Juan de Dios Beas, asesor de Clínicas Beiman, advierte de los problemas que pueden ocasionar disponer de un mal diagnóstico y realizar una recuperación “no completa”. En esos casos “se generan complicaciones, como las cicatrices fibrosas, que pueden predisponer a una recaída”, señala el doctor.

“Requiere un tratamiento eminentemente fisioterápico. Normalmente no operamos rotura muscular, sino que el fisioterapeuta hace recuperación y relajación del músculo, y aplica terapias para acelerar la cicatrización”, señala por su parte el doctor Tejero, que recomienda una buena tonificación, ejercitar la musculatura con buenos estiramientos y un buen reequilibrio entre músculos agonistas y antagonistas para evitar recaídas y que vuelva a romperse el músculo débil. Como siempre y con cualquier lesión, el éxito de la recuperación estará determinado en gran parte por la realización de un buen trabajo multidisciplinar entre el Médico del Deporte, el fisioterapeuta y el readaptador.

Esguince de tobillo en futbolistas

El esguince se produce habitualmente por una entorsis, es decir, una torcedura que suele producirse en inversión: la planta del pie mira hacia adentro, mientras que la cara lateral puede llegar a tocar el suelo. Es difícil que, si has hecho deporte, y particularmente fútbol, no hayas sufrido esta lesión alguna vez. “Lo más frecuente es que se rompa el ligamento lateral, aunque también puede romper el medial”, señala el doctor Sergio Tejero, que añade: “Cuando se rompen los dos es mucho más complejo”.

En función del grado (de uno a tres), el tiempo de recuperación varía, aunque oscila entre tres y seis semanas. Ahora bien, como ya detallamos en este artículo, el esguince tiene un problema añadido: el 30% de ellos dejan secuelas, que derivan de una cicatriz interna en el ligamento roto, o de un daño en el cartílago por efecto de la torcedura. “Esas lesiones tienen un peor pronóstico”, advierte el doctor.

El tratamiento, normalmente, no implica una operación de inicio ni conlleva la inmovilización, como fue práctica habitual hace años, sino que es funcional y rehabilitador. También implica realizar trabajo de reequilibrio muscular, el drenaje del edema, compensación y propiocepción. Para prevenir, conviene realizar un buen reequilibrio muscular y cuidar el calzado deportivo.

Sergio Tejero, especialista en tobillo: “Hasta el 30% de los esguinces puede dejar secuelas”

Rotura del ligamento cruzado

De la rotura de ligamento cruzado anterior te hablamos extensamente en este artículo, y te ampliamos información sobre la lesión “agravada”, la temida tríada, en este otro reportaje. Los deportes de arrancada, frenada y pivotaje son los más propensos a producir esta lesión. Por eso, además de en el fútbol, es común sufrirla en la práctica del baloncesto. Afecta especialmente a las mujeres, porque su rodilla tiene mayor laxitud.

La lesión ocurre cuando los ligamentos, que son esenciales para que la rodilla no se descomponga y darle estabilidad, se rompen por un estiramiento excesivo o un golpe. De los cuatro ligamentos de la rodilla, el cruzado anterior (que controla la rotación de la tibia e impide el desplazamiento del fémur) es el más propenso a romperse, y su rotura es la que reviste mayor gravedad. “El cruzado anterior no cicatriza bien porque está dentro de la articulación y tiene su propia sinovial”, ilustra el doctor.

Para volver a practicar deportes de arrancada y frenada la única solución a día de hoy es la intervención quirúrgica para reconstruirlo, lo que implica casi siempre su sustitución mediante artroscopia, ya sea utilizando tejido del propio paciente o de un banco de tejidos.

Después, hay que armarse de paciencia (y de trabajo) para afrontar un proceso de recuperación de seis meses, con trabajo de readaptación, fisioterapia, refuerzo para recuperar movilidad y, muchas veces, un acompañamiento psicológico. Durante la recuperación no hay dolor, pero el doctor Tejero advierte: “Los ligamentos hay que recuperarlos porque la rodilla no va a funcionar con suficiente estabilidad y se va a romper el menisco”. Ahora bien, como demuestra el caso de Asenjo, con paciencia, trabajo y fortaleza mental, también esto se supera.

Rotura del ligamento cruzado anterior: ¿Qué va a ser de mi rodilla?

Tendinopatías y rotura del tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es el más potente de nuestro cuerpo, llega a soportar hasta 12,5 veces nuestro peso, y nos sirve para impulsarnos mientras caminamos. Ahora bien, está expuesto tanto a lesiones crónicas como agudas, en el caso de roturas. Lo explicó de manera muy completa el doctor Sergio Tejero en este artículo.

¿Dolor en el tendón de Aquiles? Descubre todo sobre las lesiones del tendón más poderoso

Las tendinopatías o lesiones crónicas del tendón suelen presentar el inconveniente de que el paciente se presenta tarde ante el traumatólogo.

Se distingue entre las lesiones insercionales, que afectan a la unión del tendón con el hueso del calcáneo, y no insercionales, que sufre el cuerpo del tendón, localizado a 2-6 centímetros de la unión del tendón con el hueso. Cada una tiene un tratamiento diferenciado que debe evaluar un especialista, si bien las no insercionales pueden responder mejor a tratamiento conservador y ejercicios excéntricos.

La rotura puede ser una consecuencia de un problema crónico no tratado debidamente. El doctor Tejero resalta que el problema crónico puede no percibirse, de modo que no haya síntomas ni molestias. De esta manera, se produce la rotura sin que advirtamos que podía haberse hecho algo para evitarla. Muchos tomaron conciencia de que el tendón de Aquiles podía romperse cuando David Beckham sufrió la lesión. Fue un chasquido, un latigazo, y aquello rompió, quedando registrado en un vídeo muy gráfico.

El único tratamiento posible para la rotura en un deportista es la operación quirúrgica, que “reproduce con mayor fiabilidad la longitud nativa del tendón”, aunque en personas mayores o con riesgos puede optarse por un tratamiento conservador. Después de la cirugía, el doctor Tejero explica que se opta por la movilización inmediata y la carga precoz asistida, y da un plazo de recuperación habitual de entre cuatro y seis meses.

Pubalgias

Xabi Alonso, Raúl, Busquets… La lista de futbolistas afectados por esta lesión es amplia. La pubalgia tiene una expresión de síntomas localizados a nivel del pubis, con irradiaciones dolorosas hacia los aductores, los abdominales y los arcos crurales. Se produce cuando hay un “desequilibrio de fuerzas” entre músculos agonistas y antagonistas. Sin embargo, el doctor Sergio Tejero destaca que la pubalgia del deportista es cada vez menos frecuente: “Aunque hay más carga de trabajo, también hay más ciencia en la preparación física y en la recuperación. Hay más trabajo de reequilibrio pélvico”.

Tratamiento de la pubalgia: mientras más descanso, peor

El tratamiento esencial pasa por reequilibrar la musculatura alrededor de la pelvis, que sufre especialmente en el caso del futbolista porque practica un deporte asimétrico. Algunos tendrán que pasar por el quirófano, en función de la causa concreta de la lesión o porque, por ejemplo, tenga asociado un lipoma herniario, en cuyo caso debe repararse también la pared abdominal. En tal caso, el tiempo de baja puede oscilar entre tres y seis meses. Después es necesario una buena rehabilitación, y para evitar recaídas, como casi siempre, un trabajo concienzudo de reequilibrio muscular.

Las cinco lesiones que traen de cabeza a los futbolistas
4.8 (95%) 4 votes

Néstor Cenizo

Periodista. Trabajó en las secciones de Política y Deportes de El País, y, desde hace tres años, forma parte del equipo de eldiario.es.

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En nuestro booking!

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail