El dolor en el talón o en los talones es muy común en el ámbito deportivo. La sobrecarga mecánica que se produce por una alteración en la pisada es el factor principal que condiciona su desarrollo. A continuación, vamos a profundizar en esta lesión.

La fascitis plantar es una alteración autolimitante que representa la causa más común de dolor en el talón en adultos. Afecta a más de 1 millón de personas al año en Estados Unidos de los cuales dos tercios acuden a consulta. Hasta el 90% de los pacientes diagnosticados de fascitis pueden ser tratados mediante métodos conservadores. El 10% restante son intervenidos quirúrgicamente tras no mejorar la sintomatología en un periodo de tiempo de entre seis y doce meses después de iniciar el tratamiento conservador.

Fascitis o fasciosis plantar

Esta patología se caracteriza por la presencia de dolor en el talón y el aumento de la sensibilidad en esta zona al depertarse, síntomas que mejoran con los primeros pasos del día. También se caracteriza por un dolor que comienza tras estar de pie durante un periodo largo de tiempo mientras se realizan actividades físicas como andar o hacer deporte.

Generalmente ocurre en un solo pie, aunque en el 30% de los casos se experimenta dolor en ambos pies, con distinta intensidad.

La fascia plantar es una banda de tejido conectivo localizada en la planta del pie que se origina en el talón y se inserta en la falange de los dedos. Cuando esta banda se inflama se produce una patología llamada fascitis plantar.

Anatomía fascia plantar
Anatomía fascia plantar. Thompson JV, Saini SS, Reb CW, Daniel JN. Diagnosis and management of plantar fasciitis.

 

En la fase inicial se produce una inflamación de la fascia a nivel de su origen como mecanismo de defensa ante el aumento de tensión de la misma. Si este proceso inflamatorio no es tratado convenientemente y se mantiene en el tiempo, se pueden originar cambios degenerativos en el origen de la fascia plantar.

Esta afección es popularmente conocida como espolón calcáneo, término inapropiado, ya que existen muchas personas con fascitis plantar que no tienen espolón calcáneo, y muchos individuos con espolón calcáneo que no manifiestan fascitis plantar.

Qué es el espolón calcáneo

El espolón calcáneo es un resalte óseo pequeño que aparece como consecuencia de microtraumatismos continuos de tracción provocando una inflamación en el talón que puede dar lugar a una calcificación.

Está demostrado que el espolón calcáneo no influye en la presencia de síntomas como dolor en el talón, ya que la mayoría de espolones no son dolorosos y se descubren accidentalmente en una radiografía.

Dolor en el talón: Causas de la fascitis plantar

Las causas de la fascitis son muchas, pero la sobrecarga mecánica ha sido descrita como el factor principal que condiciona su desarrollo. Las alteraciones en la pisada pueden producir compensaciones que impiden la función normal del pie y, como consecuencia, ser causantes del exceso de tensión en la fascia plantar.

El diagnóstico se realiza mediante la historia clínica y la exploración física. En esta última, el sujeto refiere dolor intenso a la presión directa sobre la zona interna del talón y/o a lo largo de la fascia plantar.

Dolor típico a la exploración en sujetos con fascitis plantar.

 

 

Las radiografías del pie suelen ser poco útiles, ya que hasta el 15-20% de las personas con espolón calcáneo en una radiografía no tienen dolor plantar ni dolor en el talón, y sólo el 5% de los pacientes con dolor plantar muestran un espolón en la radiografía.

Tratamiento de la fascitis plantar

Es posible superar el dolor en el talón. Los tratamientos para la fascitis plantar son variados y consisten en:

  1. Medidas generales como el uso de un calzado fisiológico para proporcionar sostén al arco plantar y amortiguación en el talón, y el reposo relativo evitando la sobrecarga y las actividades que agraven el dolor.
  2. Tratamiento antiinflamatorio-analgésico. Incluye terapias transitorias que alivian los síntomas pero no actúan sobre la causa de la fascitis plantar, como el uso de antiinflamatorios, corticoides, terapias físicas como la aplicación de hielo, ultrasonidos, laser, corrientes, vendajes, punción seca, EPI, ondas de choque, etcétera.
  3. Tratamiento ortopodológico mediante el uso de plantillas biomecánicas, ya que una gran parte de los casos la fascitis plantar se puede encontrar asociada a una mala pisada y éste tratamiento está basado en resolver la causa que produce esta dolencia.
  4. Férulas nocturnas y/o ejercicios de estiramiento, cuando la fascitis plantar está asociado a un acortamiento de la musculatura posterior de la pierna.
  5. Tratamiento quirúrgico, que se debe considerar cuando todos los tratamientos existentes no son eficaces.

 

Bibliografía
1.- Apóstol-González S, Herrera J. Cirugía percutánea en fascitis plantar por espolón calcáneo. Act Ortop Mex 2009; 23(4): 209-212.
2.- Lemont H, Ammirati KM, Usen N. Plantar fasciitis a degenerative process (fasciosis) without inflammation. J Am PodiatrMedAssoc 2003; 93(3): 234-237.
3.- Thompson JV, Saini SS, Reb CW, Daniel JN. Diagnosis and management of plantar fasciitis. J Am Osteopath Assoc. 2014; 114(12): 900-906.
4.- Munuera PV. El primer radio. Biomecánica y Ortopodología. 2ª ed. Cádiz: ExaEditores SL; 2009.
5.- Cottom JM, Maker JM, Richardson P, Baker JS. Endoscopic debridement for treatment of chronic plantar fasciitis: an innovative technique and prospective study of 46 consecutive patients. J Foot Ankle Surg. 2016; 55(4): 748-752.
6.- Tweed JL, Barnes MR, Allen MJ, Campbell JA. Biomechanical consequences of total plantar fasciotomy a review of the literature. J Am Podiatr Med Assoc 2009; 99(5): 422-430.
7.- Berbrayer D, Fredericson M. Update on evidence-based treatments for plantar fasciopathy. PM R 2014; 6:159-169.
8.- Apóstol-González S, Herrera J,Herrera I. Fractura de calcáneo como complicación de tratamiento percutáneo de fascitis plantar. Reporte de un caso. ActOrtopMex 2014; 28(2): 134-136.
9.- Chou A, ChuanSY,Koo K. Endoscopic plantar fasciotomy improves early postoperative results: a retrospective comparison of outcomes after endoscopic versus open plantar fasciotomy. J Foot Ankle Surg. 2016;
10.- Goff JD, Crawford R. Diagnosis and treatment of plantar fasciitis. Am Fam Physician. 2011; 84(6):676-682.
11.- Fallat LM, Cox JT, Chahal R, Morrison P, Kish J. A Retrospective comparison of percutaneous plantar fasciotomy and open plantar fasciotomy with heel spur resection. J Foot Ankle Surg 2013; (52) 288–29.
12.- Roos E, Engström M, Söderberg B. Foot orthoses for the treatment of plantar fasciitis. Foot Ankle Int. 2006; 27(8): 606-611.
13.- Lucas DE, Ekroth SR, Hyer CF. Intermediate-term results of partial plantar fascia release with microtenotomy using bipolar radiofrequency microtenotomy. J Foot Ankle Surg 2015; 54: 179–182.
14.- Sánchez R, Martinez A, Gómez B, Fraile PA. Fascitis Plantar. Tratamiento ortopodológico. Fisioterapia. 2007;29(2): 106-12.
15.- Roxas M. Plantar fasciitis: diagnosis and therapeutic consideration. Alternat Med Rev. 2005; 10(2):83-93
16.- Young CC, Rutherford DS, Niedfeldt MW. Treatment of plantar fasciitis. Am Fam Phys. 2001; 63(3): 467-74
17.- Lafuente A, O’Mullony I, Escribá M, Cura-Ituarte P. Fascitis plantar: revisión del tratamiento basado en la evidencia. Reumatol Clin. 2007; 3(4):159-165
18.- Dominguez LG, Leos H, Arellano JG. Rehabilitación de fasciitis plantar crónica. Acta Médica Grupo Ángeles. 2007; 5(1):9-16
19.- Núñez M, Pizarroso S, Llanos LF. Biomecánica, Medicina y cirugía del pie. Barcelona: Ediciones Masson. 2007. P 418-420
20.- Neufeld SK, Cerrato R. Plantar fasciitis: evaluation and treatment. J Am AcadOrthop Surg. 2008; 16(6):338-46
21.- Chandler TJ, Kibler WB. A biomechanical approach to the prevention, treatment, and rehabilitation of plantar fasciitis. Sports Med. 1993; 15(5): 334-52
22.- Cornwall MW, McPoil TG. Plantar fasciitis: etiology and treatment. J Orthop Sports Phys Ther. 1999; 29(12):756-60
23.- Wolgin M, Cook C, Graham C, Mauldin D. Conservative treatment of plantar heel pain: long-term follow-up. Foot Ankle Int. 1994; 15(3):97-102
24.- Martin JE, Hosch JC, Goforth WP, Murdd RT, Lynch DM, Odom RD. Mechanical treatment of plantar fasciitis. A prespective study, J Am Podiatr Med Assoc. 2001; 91(2): 55-62
25.- Travell JG, Simons DG. Dolor y disfunción miofascial: el manual de los puntos gatillo. Ed Médica Panamericana. 2004

 

Dolor en el talón: ¿fascitis plantar o espolón calcáneo?
5 (100%) 2 votes

Priscila Távara

Podóloga en Clínicas Beiman. Máster Universitario en Nuevas Tendencias Asistenciales en Ciencias de la Salud. Máster en Biomecánica y Ortopodología de la Universidad de Sevilla.

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail

salud más deporte