“Colágeno hidrolizado, el mejor aliado para ayudar a fortalecer las articulaciones de los corredores”. “Magnesio y colágeno, muy necesarios para el runner“. “El colágeno, el mejor aliado para los treintañeros que practican deporte”. Los titulares en los medios de comunicación sobre las bondades del colágeno para prevenir lesiones o acelerar la recuperación se disparan al mismo tiempo que proliferan en el mercado suplementos basados en esta sustancia proteínica. Frente a ellos, expertos en nutrición y divulgadores, como Juan Revenga, denuncian que estamos ante uno de los “múltiples timos” de la alimentación para deportistas. Así que la cuestión es: ¿tienen los suplementos de colágeno hidrolizado efectos beneficiosos para la salud?

Qué es el colágeno hidrolizado

Lo primero: ¿de qué hablamos cuando hablamos de colágeno? Es una familia de proteínas de origen animal que se organizan formando fibras. El cuerpo las genera de forma abundante y se encuentran formando parte del tejido conjuntivo en los tejidos y órganos, principalmente la piel y los huesos.

Cuando ingerimos suplementos de colágeno, se trata de colágeno hidrolizado: es decir, para facilitar su absorción por parte del organismo el colágeno viene prácticamente descompuesto en sus aminoácidos, que se incorporan al organismo.

Entre los componentes del colágeno figuran tres aminoácidos: glicina, prolina y lisina. El organismo asimila estos aminoácidos por separado y los destina a los usos más diversos del organismo, por lo que la proteína original, el colágeno, deja de existir y servir para su supuesto uso, tal y como  explican los especialistas. El nutricionista Juan Revenga hace aquí una analogía: pretender que esos aminoácidos se destinen nuevamente a formar la proteína “es tan ridículo como lanzar desde la luna las piezas de un coche… y pretender que aterricen montaditas en la Tierra”.

Qué dice la ciencia sobre los suplementos de colágeno hidrolizado

Vayamos ahora con las evidencias científicas. Puesto en crudo y según la máxima autoridad oficial en la materia, no está demostrado que los suplementos de colágeno hidrolizado sean beneficiosos para la salud. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) tiene dos estudios realizados por su panel de expertos en productos dietéticos, nutrición y alergias.

El primero de ellos, de 30 de junio de 2011, se titula “Hidrolizados de colágeno y mantenimiento de las articulaciones”. Se trata de una opinión científica sobre el asunto, basada en varios estudios sobre personas físicamente activas, un estudio sobre animales y dos in vitro. El panel determinó que no podía establecerse una relación de causa-efecto entre la ingesta de 10 gramos al día de este suplemento (hidrolizado de colágeno, a partir de piel bovina y porcina) y el mantenimiento de las articulaciones en personas físicamente activas.

El otro, de 20 de junio de 2013, está firmado por el mismo panel de expertos y relacionado con la elasticidad de la piel y la reducción del volumen de las arrugas. Los expertos tampoco encuentran relación entre el suplemento de colágeno y esos efectos sobre la piel.

Así las cosas, ¿por qué entonces esta moda entre deportistas y medios de comunicación? En los comentarios de los propios consumidores de estos suplementos hay algunas pistas y todas se relacionan con un argumento de toda la vida, pero acientífico: “A mí me funciona”. Estas opiniones, que pueden encontrarse en cualquier conversación al respecto, dan cuenta de experiencias personales o de familiares y amigos que certificarían la eficacia del colágeno para mitigar dolores de espalda, de articulaciones o de cervicales. “Dirá usted lo que quiera, y se basará en todas lo que le dé la gana, pero yo he visto mejorar la salud de mi familia y pueden venir todos los cerebritos empollones a decir lo que quieran, que no llevan razón”, opina un particular en el blog de Revenga.

No es un medicamento, no tiene mecanismo de acción

También influye la psicología del consumo de masas, que ha llevado el colágeno hasta a Mercadona. Un farmacéutico explica a salud+deporte que el boom llegó hace tres años, en dos grupos de población: personas mayores con problemas de articulaciones (artrosis, artritis…) y deportistas, sobre todo ciclistas. “A mí la gente que lleva tiempo tomándolo me dice que notan mejoría”, asegura, y añade: “Pero hay que pensar que no es un medicamento, porque no tiene ningún mecanismo de acción”.

Por último, otra línea de apoyo a estos suplementos  de colágeno hidrolizado se basa en que el hecho de que no exista evidencia no implica que no exista. “Parece ser que todo lo que no pueda demostrar la ciencia actualmente no existe. Este comportamiento altivo es lo que hace que tantos reneguemos de los médicos y sabelotodos totalitarios en la actualidad”, se dice en un comentario. Puede ser, pero entonces nos situamos más allá de la ciencia, en el campo de la creencia.

“La gelatina cumple la misma función”

Los suplementos de colágenos son caros. Máxime si se tiene en cuenta que se elabora a base de tejidos ricos en este grupo de proteínas, que son precisamente los despojos (pieles, tendones, huesos). El precio por kilogramo oscila entre los 36 y los 67 euros. Por eso, Revenga concluye la entrada de su blog recomendando que, puestos a tomar suplementos, se opte por la alternativa barata: la gelatina cumple la misma función. No en vano, según la RAE, la gelatina “procede de la transformación del colágeno del tejido conjuntivo y de los huesos y cartílagos por efecto de la cocción”. También las gominolas alcanzan su textura característica gracias a una buena dosis de colágeno animal.

De lo que no hay duda es de que el uso de suplementos de colágenos es cada vez más popular y de que los medios le están prestando atención. Tampoco hay duda de que hay intereses económicos en juego. En el programa Ser Runner, un experto en nutrición de Need Sport explica la importancia de añadir suplementos de colágeno a la dieta desde los 25 o 26 años, en polvo o disuelto en líquido. Need Sport es una cadena de franquicias de nutrición deportiva.

Los otros titulares citados al comienzo dan pie a textos en los que se menciona explícitamente una marca de suplementos y sus beneficios o reproducen supuestos análisis realizados por un laboratorio dedicado al desarrollo de complementos alimenticios. Se presentan sin firmar y no se informa de que se trate de contenidos patrocinados.

Otros defienden el colágeno simplemente como complemento a la dieta, especialmente cuando hay un déficit de aminoácidos o de algún otro componente nutricional. De hecho, los suplementos de colágeno se venden generalmente combinados con elementos como el magnesio, y se presentan como “ayuda nutritiva”. Pero no hay evidencia científica, a día de hoy, de que los suplementos de colágeno curen nada.

Colágeno para deportistas: ¿Sirve para algo el suplemento de moda?
5 (100%) 2 votes

Néstor Cenizo

Periodista. Trabajó en las secciones de Política y Deportes de El País, y, desde hace tres años, forma parte del equipo de eldiario.es.

Ver todos los artículos

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Muchas empresas haciendo negocio con el principio de: “Si no es malo para la salud y existe alguna posibilidad de que sirva para algo, me lo tomo”.

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail

salud más deporte