Iker Casillas dio este miércoles un gran susto. Se sintió indispuesto mientras se entrenaba con el Oporto y los médicos del club decidieron rápidamente trasladarlo al hospital. Casillas, que sufrió un infarto agudo de miocardio, fue sometido a un cateterismo cardiaco. Los médicos observaron una obstrucción en la arteria coronaria derecha que le había provocado el infarto. La rápida intervención de los médicos evitó mayores complicaciones, que podrían haber llegado a provocar incluso la muerte. El infarto de Casillas ha ocurrido poco después que la trágica noticia del fallecimiento durante la Titan Desert de Fernando Civera, quien sufrió un paro cardiaco.

Este tipo de noticias provoca en algunos aficionados cierto temor a la práctica de deporte. El doctor Juan de Dios Beas, asesor de calidad de los servicios de medicina del deporte de Clínicas Beiman y uno de los grandes expertos en medicina deportiva del país, cree que deben evitarse los mensajes alarmistas. «En el 99,9% de los casos el deporte es saludable», explica, pero añade: «Siempre y cuando esté adaptado a la condición física de los deportistas, a través de los profesionales adecuados, con los controles médicos necesarios y las cargas de entrenamiento programadas de forma adecuada».

Como te explicamos en este artículo sobre la muerte súbita en el deportista, la Sociedad Española de Cardiología estima que cada año se producen alrededor de 120 víctimas de muerte súbita deportiva, con una incidencia en varones de mediana edad en torno al 90% de los casos. No hay deportes más peligrosos que otros, porque el riesgo de muerte súbita no lo determina el tipo de deporte sino la intensidad a la que se realice y la existencia de una patología. Por eso, el aumento de la práctica deportiva entre la población de un determinado país puede llevar aparejado un aumento de los casos.

La fórmula mágica para prevenir la muerte súbita en el deporte

La inmensa mayoría de las cardiopatías se detectan con los controles adecuados. Por ejemplo, la cardiopatía más habitual en menores de 35 años es la miocardiopatía hipertrófica, que se detecta con la realización de un electrocardiograma en reposo de 12 derivaciones, durante un reconocimiento médico normal. En los mayores de esa edad, la causa más habitual de muerte súbita durante la práctica deportiva es la cardiopatía isquémica, que se detecta en un electrocardiograma de esfuerzo.

Como explicaba el doctor Omar Ortiz en este artículo sobre la prueba de esfuerzo, una prueba de esfuerzo máximo permite obtener datos sobre cómo funciona y responde el corazón y la tensión arterial a lo largo de toda la prueba incluida la recuperación. Con estos valores se pueden detectar enfermedades del corazón que con un simple electro de reposo no aparecen, o evaluar una posible enfermedad coronaria de las llamadas «silenciosas» aparentemente sanos. También nos permite descubrir respuestas anormales de la tensión arterial.

El doctor Beas añade que hay otras cardiopatías menos frecuentes que pueden agravarse con la práctica del deporte, y cuya detección precisa de pruebas menos comunes, como la resonancia cardiaca, el TAC cardiaco o un holter. «Son pruebas complementarias», señala el doctor: «Hay un protocolo básico, que se complica en función de los hallazgos en ese protocolo para cada deportista. Y son los profesionales de la medicina del deporte o la cardiología deportiva los que están preparados para solicitar unas pruebas u otras».

«Hay muy pocas patologías que contraindiquen el deporte saludable»

Iker Casillas, un deportista de élite, se somete a pruebas periódicas para determinar su aptitud para la práctica deportiva. Estas pruebas, que en el caso de los deportistas profesionales incluyen la realización de un electrocardiograma y un ecocardiograma al principio de cada temporada, permiten detectar casi todas las cardiopatías.

No obstante, el hecho de que un deportista haya alcanzado un alto rendimiento no garantiza que esté libre de enfermedad coronaria u otras anomalías cardiovasculares, o que estas se desarrollen con posterioridad al último chequeo. El doctor Beas prefiere evitar una valoración del caso concreto de Casillas, pero señala que «hay patologías que no se pueden detectar a priori», en las que «el primer aviso es una parada cardiorrespiratoria, isquemia o arritmia cardiaca». En estos casos, tener un desfibrilador o un médico al lado (como ocurrió con Casillas) puede salvar una vida.

Para las demás, la forma más eficaz de evitar un susto o incluso la muerte súbita es realizar controles preventivos. «El 95% de las causas de muerte súbita son previsibles», señala el doctor Beas. Es decir, el profesional médico puede detectar y diagnosticar la patología, y adaptar el deporte en función al problema detectado. «Un buen profesional médico casi nunca prohibirá hacer deporte. Hay muy pocas patologías que contraindiquen el deporte saludable, amateur, el deporte que se disfruta».

Otra cosa, desarrolla el experto, es el deporte profesional o la realización de esfuerzos para los que un amateur no está preparado. En este sentido, el estudio Percepción y hábitos de los corredores y corredoras españoles, realizado por el laboratorio CinfaSalud con el aval de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED), mostró que nueve de cada diez corredores (93%) no toma las medidas preventivas básicas para realizar este deporte, y que tres de cada cuatro (incluyendo el 40% de los que corren maratón) no se había sometido nunca a una prueba de esfuerzo máximo.

En muchos casos, esto es directamente una temeridad. El 10% de los corredores consultados para el estudio aseguró haber sufrido mareos o desmayos, el 9% palpitaciones o taquicardias, y el 5%, dolor en el pecho, dolencias que deben animar a visitar a un especialista. «Es terrible, puesto que pueden ser síntomas de una enfermedad que derive en muerte súbita. Vemos que la gente se lanza sin conocimientos y masivamente a correr«, lamentó el presidente de la SEMED, Pedro Manonelles, en El Español.

«Es bueno hacer deporte», concluye Beas. «Son muchas más las ventajas que inconvenientes, pero dependiendo del deporte será adecuado asesorarse por profesionales para saber qué pruebas médicas y con qué periodicidad se las debe hacer, y qué entrenamiento se debe realizar en función de sus condiciones físicas».

En qué consiste y para qué sirve una Prueba de Esfuerzo Máximo

Néstor Cenizo

Periodista. Trabajó en las secciones de Política y Deportes de El País, y, desde hace tres años, forma parte del equipo de eldiario.es.

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail

sanro jmedis
boletin
Suscríbete a nuestra Newsletter
Para estar al día sobre nuestras ofertas y tratamientos con los mejores centros y especialistas

Síguenos en las redes sociales:    
facebook twitteer youtube instagram
logo salud + deporte
Aviso legal
saludmásdeporte es un proyecto impulsado por Clínicas Beiman, el primer grupo andaluz de medicina deportiva, que tiene como objetivo promover de forma integral la salud del deportista (leer más)
federacion andaluza
cafd
fatenis
faa
© 2019 SALUD MÁS DEPORTE. UN PROYECTO DE CLÍNICAS BEIMAN. DESARROLLADO POR OCHOMIL COMUNICACIÓN