El baloncesto es uno de los deportes de equipo más populares del mundo. Divertido, vertiginoso, táctico, sencillo en su práctica pero a la vez exigente y muy espectacular, lo practican jugadores de todo el mundo beneficiándose además de toda una serie de estímulos en los ámbitos físico y mental. Aquí os detallamos algunas de las ventajas que nos regala el baloncesto, deporte destacado del mes de octubre en #12meses12deportes.

Mejora las habilidades motoras

Al baloncesto se le denomina como el deporte ráfaga. El motivo es que se requiere una gran velocidad, agilidad y coordinación para su práctica. Gracias a este ritmo de ejecución, nos permite mejorar todas aquellas habilidades motoras de nuestro organismo, especialmente las que tienen que ver con la coordinación y el equilibrio.

Lander Castro, preparador físico del Delteco GBC, equipo de la Liga Endesa, explica por qué se producen estas mejoras: “El baloncesto nos ayuda a nivel de coordinación óculo-manual y de pies, en parte, porque es un deporte donde hay mucho salto y desequilibrio. Así que su práctica continuada nos permite mejoras en el apartado del equilibrio”.

Desarrolla la rapidez mental

“Al practicarse el baloncesto en un espacio muy reducido con otros cuatro compañeros y cinco rivales, hay que tomar decisiones muy rápidas y además, acertadas”, señala Lander Castro. Estamos hablando en este epígrafe de la rapidez mental que proporciona la práctica del baloncesto que además, como bien señala el preparador físico, “se puede aplicar a la vida diaria”. La toma rápida de decisiones o el estar atento y concentrado en el juego es vital para evitar que anoten canastas los rivales y que nosotros podamos hacerlo.

Estimula el sistema cardiovascular

Como con cualquier deporte, practicar baloncesto se asocia con mejoras en el apartado cardiovascular. Es un ejercicio muy completo e intenso que combina resistencia, ejercicios interválicos, movimiento lateral, saltos… Se estima que se pueden llegar a quemar más de 700 calorías durante un partido de una hora de duración.

Transmite valores

El deporte es uno de los instrumentos más eficaces que tenemos para solicializar, educar y transmitir valores a los más jóvenes. Por sus características, el baloncesto ayuda a los niños y niñas a crecer sabiendo de la importancia del trabajo en equipo, del esfuerzo y del compañerismo. También hay que mencionar el aprender a respetar tanto al rival como a los árbitros y a sus decisiones.

Y no sólo hay que centrarse en los más pequeños. En edades más adultas, estos valores también son decisivos. Las estrategias de defensa y ataque está aún más condicionada por el trabajo en equipo que por el rendimiento de cada uno de los elementos que lo componen.

Ayuda al fortalecimiento muscular

Ya hemos hablado de lo completo que es el baloncesto como deporte. La combinación del lanzamiento a canasta, la captura de rebotes, los pases y el movimiento continuo en defensa y ataque nos permite desarrollar la musculatura del tren superior e inferior de nuestro cuerpo. El preparador físico del Delteco GBC aclara que “no se va a lograr una hipertrofia (crecimiento) muscular excesiva pero sí que se va tonificar la musculatura implicada y por consiguiente, se va a fortalecer”.

Castro recuerda que al trabajar tanto los saltos “se logra una cierta ganancia de fuerza en ese aspecto”. Siempre hablando del campo amateur, ya que en el apartado profesional estos beneficios se multiplican.

Favorece la confianza

El juego en equipo, como bien indica su nombre, implica la implicación de todos los jugadores en el logro de un mismo fin. En el baloncesto, dadas sus características, es necesaria la participación activa de todos los integrantes del equipo para conseguir la victoria. Por esta razón, ayuda a mejorar la confianza. Lander Castro subraya que el hecho de que “los jugadores participen, tengan un objetivo común y entre todos logren dicho objetivo son factores muy beneficiosos a nivel socioafectivo”.

Reduce el estrés

El baloncesto tiene un beneficio innato a los deportes: la liberación de endorfinas, la denominada ‘hormona de la felicidad’. Gracias a su práctica podemos sentirnos más relajados para afrontar el día a día de nuestra vida. Además, el tirar a canasta requiere de una concentración casi máxima, por lo que tenemos que tener nuestros cinco sentidos dirigidos a este objetivo. Durante el partido o el entrenamiento los problemas que podemos tener ‘desaparecen’.

Lo dice la ciencia: el deporte nos hace más felices

Ya nos lo explicaba Asier de la Iglesia, jugador de baloncesto con esclerosis múltiple que debutó en la ACB la temporada pasada: “Cuando realizo deporte o juego al baloncesto no me duele nada porque me olvido de todo. Si algún día el cuerpo me empieza a fallar, cojo un balón de baloncesto y se me olvidan prácticamente los dolores o los problemas que me da la enfermedad”.

Asier de la Iglesia, debutante en la ACB con esclerosis múltiple: “La felicidad y el deporte son las mejores medicinas que tengo”

Si buscamos un deporte cuya práctica no requiera un gran gasto, ideal para los más jóvenes y con enormes beneficios desde el punto de vista físico y socializador, el baloncesto es magnífico un ejemplo.

Siete beneficios para la salud del baloncesto: el deporte ráfaga
5 (100%) 3 votes

Antonio Alvarez Lovillo

Deportista ocasional y periodista permanente. Apasionado de estas dos temáticas, en todas sus vertientes. Me gusta contar historias y hazañas. Y en el deporte es donde más ocurren. Buscando siempre la noticia y el proporcionar información útil, ya sea en radio, televisión, prensa o digital.

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En nuestro booking!

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail