¿Es recomendable que las personas que presentan algún tipo de discapacidad realicen deporte? Nuestra experiencia en el trabajo con personas de este perfil y la numerosa literatura científica sobre este tema nos hacen defender una realidad: sólo existen beneficios en esta relación.

Dentro del amplio concepto de la discapacidad encontramos varias posibilidades en función de dónde se encuentre la afectación y cuál sea la intensidad de la misma. Para todos los casos, ya sean afectaciones intelectuales severas, motoras moderadas o sensoriales leves, es recomendable la realización de la actividad física, siempre supervisada por profesionales cualificados. 

Según sostiene Daniel German Zucchi (2001), el fin del deporte adaptado es insertar e integrar a la persona con discapacidad a la sociedad. Algunos de sus beneficios son:

1. Beneficios físicos

La actividad deportiva aporta beneficios físicos especialmente relevantes para personas que tienen discapacidad como son la mejora de la circulación de la sangre, el desarrollo de la musculatura y un mejor equilibrio y coordinación.

El deporte mejora la condición física (resistencia, velocidad, fuerza, movilidad), mejora la coordinación (orientación, equilibrio, reacción, percepción, adaptación, ritmo), previene las enfermedades por falta de movilidad y favorece la seguridad y flexibilidad de la persona con discapacidad en su vida cotidiana.

Hay una larga lista de deportes específicos para estas personas como la boccia, baloncesto en silla de ruedas, tenis en silla de ruedas o goalball, y otros deportes adaptados como la natación, el atletismo, la halterofilia, la esgrima o el fútbol. Todos son una oportunidad para la mejora de las cualidades perceptivo-motoras, y para adquirir y perfeccionar las capacidades condicionales y coordinativas.

La Receta Activa: barata, sin contraindicaciones, avalada por la ciencia y apta para todos

2. Beneficios en la socialización

El deporte es una herramienta muy efectiva para la inclusión social de los colectivos más desfavorecidos. Existen eventos internacionales, como los Juegos Paralímpicos, y organizaciones que traspasan fronteras, como Special Olympics, que son verdaderas herramientas de integración a través del deporte.

A través del deporte y la actividad física se pueden fomentar aspectos fundamentales para el desarrollo social de la persona con discapacidad como las habilidades sociales, las relaciones con los iguales, la aceptación de normas, la cooperación, el reconocimiento, la tolerancia, la empatía, la motivación y el trabajo en equipo, entre otros.

3. Beneficios psicológicos

La actividad deportiva, siempre controlada por expertos, genera en las personas con discapacidad beneficios psicológicos como el fomento de la autosuperación, la independencia, la valía personal, la libertad, el afán de superación, la responsabilidad, la autodisciplina, la perseverancia, el sentimiento de utilidad, el reconocimiento de sus habilidades y capacidades, entre otros.

4. Mejora de la autoestima

Como indicábamos anteriormente, la mejora de la autoestima es un beneficio psicológico de gran importancia para las personas que tienen discapacidad ya que, por sus características personales, pueden mostrar baja autoestima. El deporte aporta una buena percepción de sí mismos no solo desde el punto de vista físico, sino también emocional.

5. Superación personal

Para muchas de las personas con discapacidad que practican deporte, la actividad física representa un continuo afán de superación y un gran estímulo a la hora de alcanzar objetivos personales. La constancia y el trabajo en equipo, bases fundamentales de la práctica deportiva, ayudan de forma determinante a caminar por la vida. En España tenemos grandes ejemplos como los de los nadadores Teresa Perales o Enhamed Enhamed.

6. Integración laboral

Uno de los principales problemas que sufren las personas con discapacidad es su bajo nivel de integración laboral. Gracias a los valores que les aporta la realización de algún deporte, muchos de ellos consiguen tener un trabajo. Hay empresas especiales de empleo, como Grupo SIFU, que, a través de sus fundaciones, apoyan la práctica deportiva de sus empleados.

7. Bienestar vital

El deporte es salud y por ello proporciona bienestar a las personas con discapacidad. Además, ayuda a las personas a disponer de forma sana del tiempo libre y el ocio. El deporte y la actividad física también puede desarrollar un sentimiento de libertad para la persona con discapacidad y permitir una manifestación de infinidad de emociones que necesitan mostrar, como cualquier otra persona. El ejercicio físico es el mejor medicamento del mundo según la OMS y está al alcance de la mayoría de los ciudadanos.

Deportistas trasplantados: deportistas como los demás

 

Siete beneficios del deporte para las personas con discapacidad
5 (100%) 3 votes

Juan Mora Noguera

Maestro de Educación Especial y Licenciado en Pedagogía. MBA Executive y especialista en altas capacidades. Actualmente ejerce como maestro en el Instituto Doctor Sacristán.

Ver todos los artículos

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En nuestro booking!

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail