“Red Bull me ayuda a cultivar la magia para entrenar al más alto nivel”. Como Meredith Kessler, triatleta de larga distancia de talla internacional y patrocinada por la marca del toro volador, son muchos los deportistas de todos los niveles que buscan mejorar su rendimiento con bebidas energéticas con cafeína. Sin embargo, en la comunidad científica existe un tenso debate sobre la compatibilidad de la práctica deportiva y la ingesta de estas bebidas estimulantes, que también pueden acarrear perjuicios para la salud. Científicos y expertos hacen una llamada al consumo muy esporádico de estos productos y alertan de que este atracón de estimulantes y azúcar no es la práctica más compatible con un estilo de vida natural y saludable.

En los últimos años el consumo de las latas de empresas como Red Bull, Monster, Burn o Rockstar se ha multiplicado sobre todo entre jóvenes. Además, estas marcas se han vinculado al deporte patrocinando y promocionando eventos e incluso creando equipos de competición. ¿Existe evidencia científica de los beneficios de las bebidas energizantes? ¿Cuáles son las consecuencias de su consumo de forma habitual? ¿Cómo consiguen que el consumidor venza al sueño y el cansancio? ¿cuál es la “fórmula mágica”?

Expertos hacen una llamada al consumo muy esporádico de estos productos

En 1962 se comercializó por primera vez una bebida energética en Japón y, en las décadas siguientes, su producción y consumo se hizo más habitual hasta que, en 1987, surgió en Austria la revolución de Red Bull, que llegó a Estados Unidos una década más tarde. A partir de entonces, el consumo de estas bebidas, que mezclan agua con cafeína, carbohidratos, taurina o guaraná, se multiplicó de forma exponencial. Hoy existen más de 300 variedades que arrasan entre la población joven (1).

Red Bull, Monster, Rockstar, Rodeo, On limit o Burn son algunas de las energy drinks comercializadas en España. Todas ellas son bebidas sin alcohol que prometen, a través de rompedoras campañas de marketing, un estilo de vida distinto, revitalizar cuerpo y mente, incrementar la resistencia física, potenciar la atención, la concentración y la vigilancia; evitar el sueño e incluso disminuir los efectos del alcohol. Por todos esos motivos, muchos deportistas consumen bebidas energéticas de forma habitual a la búsqueda de un plus en su rendimiento, sobre todo antes de competiciones.

Deporte y cafeína, el maná de las bebidas energéticas

El uso de cafeína en bebidas energizantes no es casual, pues es una sustancia estimulante y vigorizante que inhibe los sensores del cansancio. Además de la prueba empírica que obtienen cada día los millones de consumidores de café, está demostrado que su consumo moderado ofrece los siguientes beneficios:

  • mejoras cognitivas
  • mejora de la capacidad de reacción y la memoria
  • disminución de la fatiga mental
  • mejora de la adaptación al estrés
  • mejora la quema de grasa
  • aumenta el nivel de endorfinas, lo que ofrece mayor tolerancia al dolor, entre otras reacciones.

 

Bebidas energéticas y deporte
Contenido en cafeína de latas de Red Bull, Monster y Burn. Fuente: https://www.caffeineinformer.com/

Ahora bien. ¿Cuál es la diferencia entre una taza de café y una lata de Monster? ¿Cómo consigue una bebida ‘dar alas’? ¿Cuál es la “fórmula mágica”? La composición de las bebidas energizantes, varía de una a otra y, aunque no se conocen con exactitud sus fórmulas por tratarse de secretos industriales, todas tienen en común la cafeína (unos 80 mg por lata, el equivalente a una taza bien cargada de café) y los carbohidratos (sacarosa, fructosa, glucosa..), además de componentes de lo más variado en mínimas cantidades, principalmente la taurina, y, en ocasiones, ginseng, guaraná o l-carnitina, entre otros.

 

Azúcar y bebidas energéticas
Fuente: sinazucar.org

Es en la mezcla de todos estos componentes donde prende la chispa y donde, además, se abre el debate. Son ingredientes conocidos, habituales, muchos de ellos segregados por el cuerpo de forma natural y usados en bebidas de consumo masivo. Red Bull esgrime el uso de ingredientes de alta calidad: “una proporción menor de cafeína por botella que una taza de café, la taurina que es un aminoácido involucrado en una amplia gama de procesos biológicos, vitaminas del grupo B que desempeñan un papel vital en el metabolismo, y azúcar de remolacha azucarera”.

Pero la calidad de los ingredientes y, sobre todo, su idoneidad en el organismo del deportista distan mucho del consenso. Investigadores de la Universidad de Medellín (Colombia) publicaron en 2015 una revisión de artículos científicos titulada Bebidas energizantes: efectos benéficos y perjudiciales para la salud con datos de sesenta estudios científicos al respecto. En su desarrollo, desglosaron los ingredientes de las bebidas energizantes destacando tres ingredientes:

1. Cafeína: Es el principal ingrediente de las bebidas energéticas y el que diferencia estas bebidas de los refrescos, y es, además, la sustancia causante principal de ese efecto energizante. La cafeína puede tener efectos positivos en dosis saludables (menor a 200 ml diarios). Sin embargo, la cafeína en exceso puede provocar afecciones cardiovasculares y respiratorias, taquicardias, aumento de la presión arterial, irritabilidad, alucinaciones e incluso convulsiones.

2. Azúcares: Más del 10% del contenido de cada lata de bebida energizante son azúcares simples que representan calorías vacías. La OMS recomienda que, tanto para los adultos como para los niños, el consumo de azúcares libres se debería reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total. Una reducción por debajo del 5% de la ingesta calórica total produciría beneficios adicionales para la salud. Por ejemplo, un adulto que consuma 2000 calorías debería reducir a menos de 25g el consumo de azúcares libres, lo que equivale, aproximadamente, a menos de 6 terrones de 4g, cantidades que se superan ampliamente con el consumo de una sola lata de bebida energizante.

3. Taurina: La taurina es una aminoácido que se encuentra de manera natural en el cuerpo humano y que está implicado en numerosos procesos biológicos. Se puede encontrar en pequeñas cantidades en las bebidas energéticas (entre un 0,24 % y un 0,40 %, según un estudio de Consumer), pero en este caso se obtiene mediante procesos sintéticos en el laboratorio. A la taurina (una sustancia -aminoácido- que nuestro cuerpo fabrica por sí mismo) se le atribuyen mejoras sobre la función cognitiva o el rendimiento deportivo, algo que para la EFSA no tiene sustento científico. Otras investigaciones niegan cualquier propiedad positiva para el rendimiento físico o deportivo a las cantidades poco significativas de taurina incorporadas en las bebidas energéticas.

Bebidas energéticas como ayuda ergogénica

Como hemos visto, las bebidas energéticas lo son, principalmente, por su contenido en cafeína. Una investigación sobre los efectos de estas bebidas desarrollada por investigadores de la Universidad Camilo José Cela y publicada en British Journal of Nutrition trabajó con deportistas de élite del fútbol, baloncesto, voleibol, tenis, natación, hockey y escalada, que consumieron el equivalente a tres latas de bebida energética o una bebida placebo antes de una competición deportiva. Su rendimiento se midió con el uso de dispositivos GPS, dinamómetros y potenciómetros. Los resultados demuestran que los deportistas aumentaron su rendimiento deportivo entre un 3% y un 7%.

Las bebidas energéticas con cafeína aumentaron “la capacidad de salto en jugadores de baloncesto, la fuerza y potencia muscular en escaladores y en individuos entrenados, la velocidad de nado en nadadores velocistas, la fuerza y la precisión del golpeo en jugadores de voleibol y el número de puntos conseguidos en tenis”, aunque el mismo estudio también reveló que su consumo “provocó insomnio y nerviosismo”.

“No existe un conocimiento detallado sobre reacciones adversas e interacciones”

En una línea opuesta, investigadores de la Universidad de Medellín (Colombia) publicaron en 2015 una revisión de artículos científicos titulada Bebidas energizantes: efectos benéficos y perjudiciales para la salud en la que concluyeron que “no existen estudios concluyentes que demuestren los efectos benéficos de las bebidas energizantes, pero sí existe suficiente evidencia de los efectos adversos de algunos de sus componentes más comunes”.

En su análisis, estos investigadores alertan de que “la publicidad engañosa sobre las bondades de los productos de origen natural es un problema de salud pública, especialmente cuando la información proveniente de estudios científicos se tergiversa para ofrecer una falsa seguridad sobre estos productos, de los cuales no existe un conocimiento detallado sobre las reacciones adversas e interacciones con otras sustancias“.

Riesgos del consumo entre niños y adolescentes

Joao Breda, responsable del programa para Nutrición y Actividad Física y Obesidad de la oficina europea de la OMS, junto con otros miembros de dicha institución, analizaba en 2014 los riesgos y efectos derivados del consumo de bebidas energéticas. En aquel artículo de revisión se explicaba que los riesgos para la salud asociados con el con el consumo de bebidas energéticas están relacionados principalmente con su contenido en cafeína. “Una sobredosis de cafeína puede causar palpitaciones, hipertensión, diabetes tipo 2 –la cafeína reduce la sensibilidad a la insulina- o convulsiones”, señala el documento.

Sobredosis de cafeína: palpitaciones, hipertensión, diabetes tipo 2 o convulsiones

Además, el equipo da por probadas las consecuencias negativas del consumo de cafeína entre niños y adolescentes, incluyendo efectos sobre los sistemas neurológico y cardiovascular, que pueden provocar dependencia física y adicción, y un mayor riesgo de obesidad por el alto contenido en azúcar de estos productos.

“Las preocupaciones sobre los riesgos del consumo excesivo de cafeína” –continúa el texto- “condujeron a una prohibición total de las bebidas energéticas en Dinamarca, Turquía, Noruega, Uruguay, Islandia y Francia –donde se comercializan desde 2008-. Actualmente, las bebidas energéticas pueden venderse en todos los Estados miembros de la UE, aunque algunos legisladores nacionales han decidido adoptar un enfoque regulador más específico, incluido el establecimiento de normas para las ventas a menores”.

Las bebidas energéticas no son bebidas ‘deportivas’

Los deportistas deben tener en cuenta aún un factor más: las bebidas energéticas no solo no son hidratantes, sino que pueden contribuir a una más rápida deshidratación del deportista. Por su composición, estas bebidas pueden disminuir el vaciamiento del estómago e interferir en la absorción de líquido y nutrientes en el intestino. Por todo ello, no deben usarse como sustitutas del agua o de bebidas isotónicas durante o después de la realización de la actividad deportiva.

 

Autora: Carmen Gavira

 

1.- Malinauskas BM, Aeby VG, Overton RF, Carpenter-Aeby T, Barber-Heidal K. Survey of energy drink consumption patterns among college students. Nut J. 2007; 6:35-41.
2.- Juan J. Salinero, Beatriz Lara, Javier Abian-Vicen, Cristina Gonzalez-Millán, Francisco Areces, César Gallo-Salazar, Diana Ruiz-Vicente and Juan Del Coso. The use of energy drinks in sport: perceived ergogenicity and side effects in male and female athletes. British Journal of Nutrition, page 1 of 9 doi:10.1017/S0007114514002189
3.- Sánchez JC, Romero CR, Arroyave CD, García AM, Giraldo FD, Sánchez LV. Bebidas energizantes: efectos benéficos y perjudiciales para la salud. Perspect Nutr Humana. 2015; 17: 79-91
4.- Breda JJ, Whiting SH, Encarnacao R., Norberg S, Jones R, Reinap M., Jewell, J. Energy drink consumption in europe: a review of the risks, adverse health effects, and policy options to respond. Front Public Health. 2014 Oct 14;2:134. doi: 10.3389/fpubh.2014.00134. eCollection 2014
5.- Caffeine and sports activity: a review. Nehlig A. Debry G. Int. J. Sports ed. 1994.
Bebidas energéticas en el deporte: por qué deberías replantearte su consumo
5 (100%) 2 votes

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En nuestro booking!

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail