Cómo prevenir lesiones es una de las cuestiones más repetidas por deportistas de todas las especialidades y de todos los niveles. No existen respuestas infalibles ni soluciones universales, pero sí hay métodos básicos, lógicos, que perdemos de vista y que pueden convertirse en una guía a seguir. Encontramos uno de ellos en el segundo principio fundamental de la osteopatía: “La estructura gobierna la función”. Es decir, debemos preparar nuestro cuerpo, de forma progresiva y constante, para poder realizar de forma correcta un deporte determinado minimizando el riesgo de lesión.

Las prisas, la impaciencia, el afán por la recompensa social, los atajos hacia el objetivo y la búsqueda de recompensa rápida, nos hacen olvidar algo tan elemental como que necesitamos tiempo para poder realizar un determinado movimiento o función de forma correcta, reduciendo al mínimo el riesgo de lesionarnos. Tenemos un ejemplo claro en las miles de personas que, pocos meses después de haber empezado a correr, se inscriben su primera maratón.

Cualquier persona que haya practicado deporte habrá podido comprobar que, tras un periodo de inactividad, cuesta mucho seguir el ritmo de entrenamiento que habíamos sido capaces de mantener cuando llevábamos un tiempo entrenando con regularidad. Toda modalidad deportiva requiere técnica. Dominar y ejecutar esa técnica, requiere adaptación. Y la adaptación, insistimos, requiere tiempo.

Epicondilitis en tenistas poco experimentados

Existe un periodo de adaptación a cada deporte. Intentar burlarlo, incrementa de forma exponencial el riesgo de lesiones. Así lo dicta la lógica, y así lo demuestran numerosos estudios epidemiológicos. Ejemplos: esta investigación publicada por los especialistas J. R. Blackwell y K. J. Cole demostró que, la aparición de epicondilitis (“codo del tenista”) entre jugadores de tenis o pádel poco experimentados es una consecuencia, en gran parte de los casos, de falta de dominio de la técnica: al golpear de revés, estos jugadores no bloquean la muñeca, al contrario que los jugadores experimentados, que sí lo hacen.

Otro deporte que requiere destreza y una gran técnica es el golf. Al contrario de lo que se puede pensar, también es una disciplina lesiva. Un estudio realizado por investigadores franceses entre un total de 1382 jugadores de dicho país arrojó que el 52% de ellos sufrieron lesiones durante la temporada de 2015, con una incidencia de 1,99 lesiones por cada 1000 horas de juego. Como un factor decisivo en la generación de estas lesiones, los investigadores destacaron el hecho de que muchos de esos jugadores se iniciaron en el golf sin recibir clases de un profesional, arrastrando defectos técnicos que degeneraban en lesiones en espalda y hombros.

Al iniciarnos en un deporte debemos considerar que el factor técnica es determinante en la aparición de lesiones . Si antepusiéramos la ejecución correcta de las técnicas concretas del deporte en cuestión, recibiendo un entrenamiento y un tutelaje adecuado de manos de un especialista, evitaríamos en gran medida la aparición de lesiones. En definitiva: dominar el deporte antes de realizar grandes cargas de trabajo, y horas y horas de entrenamiento y competición.

Gestos nuevos versus gestos repetidos

Stefano Tamorri, experto en neurociencia y deporte, recuerda que los gestos deportivos nuevos para el deportista se realizan de forma voluntaria, requiriendo una mayor tensión muscular, mientras que los gestos deportivos repetidos, para los que el deportista va adquiriendo destreza, se convertirán en gestos automatizados, que se realizan de una forma natural, con menor tensión muscular y menor riesgo de lesión.

El principio osteopático “la estructura gobierna la función” nos anima a ser pacientes en nuestra evolución como deportistas y considerar que la estructura también se va adaptando a la función, a base de repetir unas rutinas y exigencias físicas de forma constante y regular en el tiempo.

Autor: Javier de la Nuez, osteópata en Sevilla.

 

Bibliografía
Blackwell JR, Cole KJ. Wrist kinematics differ in expert and novice tennis players performing the backhand stroke: implications for tennis elbow. J Biomech. 1994 May;27(5):509-16. PubMed PMID: 8027087.
Perron C, Rouillon O, Edouard P. Epidemiological study on injuries and risk factors for injuries in the amateur golfer French high-level. Ann Phys Rehabil Med. 2016 Sep;59S:e20. doi: 10.1016/j.rehab.2016.07.048. PubMed PMID: 27676871.
Aprendizaje y Memoria: las habilidades motoras en los procesos de elaboración de la información en la competición, Stefano Tamorri
Primera ley para evitar lesiones: asumir que cada deporte exige un periodo de adaptación
5 (100%) 2 votes

Javier De la Nuez

Javier de la Nuez es diplomado en Fisioterapia por la Universidad de Sevilla y Osteópata C.O. (6 años de Osteopatía) por la Escuela de Osteopatía de Madrid. Desde hace 25 años ha tratado a jugadores jugadores profesionales de fútbol, baloncesto, atletismo, golf y, sobre todo, pádel. También ha sido taekwondista de élite.

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail