Existe una creencia popular que apunta a que, si un futbolista cae desplomado sobre el terreno de juego por cualquier causa, es necesario acudir lo antes posible y meterle la mano en la boca para evitar que se asfixie con su propia lengua. Aunque es habitual ver esta acción incluso en campos de Primera División, la lengua en ningún caso se traga, y lo que se convierte en un intento bienintencionado de auxilio -tanto el introducir los dedos en la boca como el mover al futbolista- puede convertirse en un factor de enorme riesgo para su integridad física.

A continuación, te explicamos de forma sencilla cómo debe ser el protocolo de actuación cuando un futbolista o cualquier otro deportista cae desplomado.

 

1. Comprueba su respuesta

Sin moverlo de su postura inicial, lo primero que debemos hacer es valorar el nivel de consciencia del deportista. Nos aproximaremos a él y, sacudiéndolo suavemente desde los hombros, le preguntaremos si se encuentra bien.

2. Comprueba la respiración

Si no responde, pasaremos a comprobar si respira. Para ello, abriremos la vía aérea con la maniobra de frente mentón: es una sencilla maniobra que evita que, al relajarse la mandíbula, la lengua caiga hacia atrás y obstruya parcialmente la vía aérea.

Se aplica desplazando con una mano la frente hacia atrás y, con los dedos de la otra mano colocados bajo el mentón, elevando la mandíbula hacia arriba y delante.

Al abrir la vía aérea, podemos comprobar si existe algo que la obstruye (chicle, pieza dental…) y, en casi afirmativo, retirarla con el dedo índice como si de una cucharilla se tratase.

Si el desmayo es consecuencia de un traumatismo de fortísima intensidad y se sospecha de lesión medular, evitaremos cualquier tipo de movimiento del cuello realizando la maniobra de tracción mandibular, que también sirve para abrir la vía aérea.

Arrodíllate al frente de la cabeza del paciente. Coloca tus dedos detrás de los ángulos de la mandíbula y muévela hacia arriba.  Usa los pulgares para ayudar a colocar la mandíbula en forma tal que permita la respiración a través de la boca y la nariz.

Maniobra frente-mentón y maniobra de tracción mandibular

3. Tras la valoración, llama al 112 

El primer error es, en muchas ocasiones intentar hacer algo, puesto que puede haber servicios médicos operativos en el lugar del accidente dispuestos a actuar en pocos segundos. Si no es así, llamaremos de inmediato al 112, iniciando de esta forma la cadena de supervivencia con el reconocimiento temprano de un problema grave sin perder tiempo. Estamos solicitando ayuda y, tras haber realizado una primera valoración, podremos dar información vital al equipo de emergencias que se dirige hacia el lugar.

4. Si respira, lo giramos con control cervical

Si, tras un desmayo sin traumatismo o fuerte golpe, la persona respira, gírala a posición lateral de seguridad, así liberarás la vía aérea, eliminando la posibilidad de que se ahogue con su saliva o vómito.

Si el desmayo es por golpe o contusión y se sospecha de traumatismo, es muy importante que el giro de la persona se haga en bloque, entre dos personas, con los conocimientos adecuados, manteniendo control cervical para prevenir cualquier tipo de lesión medular. La cabeza debe estar alineada con el cuerpo en todo momento.

Si el desmayo es por golpe o contusión y se sospecha de traumatismo, es muy importante que el giro de la persona se haga en bloque,

Un mal movimiento en un caso de traumatismo puede tener consecuencias fatales para la persona, por lo que es importantísimo mantener el control cervical.

5. Si no respira, inicia la reanimación

Si no respira, inicia la reanimación para ganar tiempo. Recuerda que debes realizar 100 compresiones torácicas por minuto, a 5 centímetros de profundidad, hasta la llegada de medios (desfibrilador o UVI móvil). No te detengas. Si te agotas, que continúe otro compañero.

Es importante controlar la vía aérea con la maniobra de frente mentón. Recuerda: Se aplica desplazando con una mano la frente hacia atrás y, con los dedos de la otra mano colocados bajo el mentón, elevando la mandíbula hacia arriba y delante.

¿Qué no debes hacer?

En este tipo de situaciones, es tan importante el protocolo que se debe seguir como aquello que no se debe hacer.

No le metas la mano en la boca. La lengua no se traga. Pese a lo que las creencias populares indican, meter la mano en la boca de la persona inconsciente es una temeridad, además de ser innecesario. La lengua no se traga, solo podría obturar de forma parcial la faringe y producir un ronquido. Para liberar la vía aérea, simplemente hay que realizar la maniobra de frente mentón, o colocar a la persona en posición lateral de seguridad.

En caso de fuerte golpe no muevas al deportista sin control cervical.

Si convulsiona, lo más importante es sujetarle la cabeza y evitar que pueda golpearse y empeorar su lesión.

Y recuerda: No pierdas tiempo. Mantén la zona en orden y despejada. No actúes si no tienes conocimiento y evita que otros lo hagan.

Puedes ver el procedimiento completo en este vídeo:

 

Qué no hacer en caso de que un deportista se desplome

En este vídeo, puedes observar la situación que se generó en el partido de fútbol entre Atlético de Madrid y Deportivo de La Coruña de la temporada de 2017 cuando el delantero Fernando Torres quedó inconsciente en el suelo después de un fuerte golpe. Como hemos explicado, los compañeros que intervienen zarandeando al jugador e introduciéndole las manos en la boca, pese a su buena voluntad, ponen en peligro la integridad del deportista, sobre todo teniendo en cuenta el fuerte golpe recibido, y que equipos sanitarios especializados están a apenas 50 metros de lugar del incidente.

 

En colaboración con la Real Federación Andaluza de Fútbol.
Cómo actuar cuando un futbolista cae inconsciente sobre el terreno de juego
4.3 (86.67%) 3 votes

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En nuestro booking!

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail