Tener una pierna más corta que la otra es algo tan común como la propia asimetría en el cuerpo del ser humano. De hecho, todos los cuerpos son asimétricos. Sin embargo, en ocasiones no se tienen en cuenta factores que alteran la medición de una pierna más corta y se prescriben alzas a un paciente que presenta esta asimetría entre piernas sin que estas medidas sean necesarias. En este artículo abordamos la relación entre disimetría y deporte.

La definición de disimetría es la diferencia de longitud entre ambas extremidades inferiores. Existen diferentes tipos de disimetrías dependiendo de la etiología de las mismas:

  • Disimetría post-traumática: Causada por una fractura tras un traumatismo en alguno de los huesos que conforman las piernas. En ocasiones se generan diferencias de longitud. Es más común encontrar la pierna traumatizada más corta aunque puede ser al contrario.
  • Disimetría post-quirúrgica: Suele ser debida a una alteración en la longitud de alguno de los huesos de las piernas bien por la colocación de una prótesis, bien por la disposición de tornillos de fijación.
  • Disimetrías neurológicas: Son disimetrías causadas por alguna alteración neurológica y que provocan déficits de apoyo en una extremidad durante la niñez y a la larga una disimetría.
  • Disimetría real: Son aquellas disimetrías que se producen de forma natural o bien se adquieren por ejemplo por la práctica de algún deporte (es común observar disimetrías en el futbol debido a que siempre se usa la misma pierna de apoyo y la misma pierna para el chute).
  • Disimetría aparente: Es aquella disimetría que son funcionales y debidas a alteraciones articulares en algún punto del cuerpo. Estas disimetrías no son reales sino que son compensaciones a alteraciones en algún punto del cuerpo y hacen que el cuerpo funcione como si tuviese una pierna más corta que otra. Éstas son las disimetrías más comunes en el público en general y en los deportistas en particular.

Disimetría: alteraciones en la biomecánica y en la pisada

Una disimetría, bien sea real, bien sea aparente, produce alteraciones en la biomecánica y en la pisada. Cuando esto ocurre el porcentaje de carga en cada extremidad es desigual de manera que en dinámica suele cargar más la pierna larga, mientras que en estática suele cargar más peso la pierna corta.

Cuando se tiene una pierna más corta también se alteran los rangos articulares y la función de rodilla y pie. Hay que tener en cuenta que posturalmente el objetivo del cuerpo es mantener la vista y el oído en horizontal para no perder el equilibrio. Si lo comparásemos con la construcción de una casa, para que el tejado se mantuviese en la horizontal, si tuviésemos unas columnas más altas que otras, se debería compensar en algún sitio la diferencia de altura. Pues es lo que ocurre en el cuerpo.

Las posibles consecuencias de tener una pierna más larga que otra son:

  • Escoliosis o desviación de columna.
  • Bloqueos a nivel pélvico y de la cadera con el objetivo de compensar la diferencia de altura.
  • Mayor deformación en varo o en valgo de una rodilla.
  • Mayor pronación del pie en la pierna larga y mayor supinación del pie en la pierna corta.

Si lo comparásemos con la construcción de una casa, para que el tejado se mantuviese en la horizontal, si tuviésemos unas columnas más altas que otras, se debería compensar en algún sitio la diferencia de altura.

Al producirse diferentes compensaciones en cada una de las extremidades inferiores, la musculatura también trabaja de forma diferente y por tanto es más probable sufrir lesiones asociadas a esta situación de desigualdad.

Las lesiones más comunes causadas por una disimetría son:

  • Sacroileitis: Dolor en la región glútea posterior que en ocasiones se irradia hacia la pierna por la parte posterior o hacia la ingle.
  • Trocanteritis: Dolor centrado en el fémur en el saliente de la cadera.
  • Tendinitis del Tensor de la Fascia Lata o rodilla del corredor: Dolor en la cara lateral externa del muslo.
  • Patología de rodilla por la compensación de la disimetría.
  • Fascitis plantar: dolor en la planta del pie.

Existen más lesiones asociadas pero las más comunes son las descritas anteriormente. El hecho de tener alguna de estas lesiones no significa que se tenga una disimetría, pero son las lesiones más comunes en el caso de tenerla.

En muchas ocasiones es importante valorar bien las disimetrías con un buen estudio de la pisada. Como hemos explicado, puede tenerse una disimetría funcional (no real) que cause este mismo tipo de alteraciones. En el caso de tener una pierna más corta que otra hay que poner un alza que no superara más de la mitad de la diferencia que se observa en una radiografía. Así, si la diferencia existente es de un centímetro, el alza correctora no superara el medio centímetro.

Pero lo más importante de todo es la valoración por parte de un especialista en estudios de la pisada para que se contemplen todas las posibilidades de tratamiento.

 

 

Cómo influye en la salud de un deportista tener una pierna más corta que la otra
5 (100%) 4 votes

Blanca Lafuente

Blanca Lafuente es especialista en medicina deportiva, patomecánica del pie, podología pediátrica, posturología, kinesiología y estudios de la pisada. Cuenta con un máster en Biomecánica, Podología deportiva y Ortopodología por la Universidad de Sevilla, y es socia fundadora de la Asociación Española de Biomecánica y Ortopodología.

Ver todos los artículos

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter s+d: información útil y de calidad en tu mail